Construcción

Construyo instrumentos por encargo, personalizados y de forma artesanal en mi taller.

Instrumentos artesanales 100%

El proceso de construcción de cada uno de mis instrumentos empieza con la elaboración de planos y dibujos a partir de mi modelo propio. Dibujo la voluta a mano para cada instrumento, cosa que se traduce en una pieza única cada vez. Selecciono las maderas por su corte óptimo y las trabajo con técnicas tradicionales. Uso un barniz cocinado en el taller con resinas y esencias naturales y con una receta propia que he ido variando hasta conseguir los matices de color y textura que definen mis instrumentos. Los accesorios de madera (cordal, puente, cejillas...) están diseñados y construidos especialmente para cada instrumento, con modelos propios y respondiendo a qüestiones de la física del sonido y no solamente a criterios estéticos. El montaje final lo realizo con el cliente.

Todos estos pasos culminan en un instrumento único, personal y con un carácter indiscutibles.

Investigación/tradición

Entiendo la lutería como un oficio en el que investigación y tradición van de la mano. Los instrumentos de los ss. XVII y XVIII, nos enseñan como en la tradición artesanal de la época, cada lutier construía con sus propios modelos y buscaba su propio estilo. Formaban parte de una escuela, que los llevaba a crear unas formas estilísticas y constructivas comunes, pero siempre con cierta llibertad personal. Así entiendo yo mi oficio. Me inspiro en la escuela de Brescia, que admiro por el resultado sonoro y estético de sus instrumentos, para crear mis propios modelos. Y de la misma forma, investigo con las herramientas y conocimientos del s. XXI para desarrollar estos modelos así como los accesorios (puente, cordal...) con el objetivo de conseguir unos resultados sonoros cada vez mejores.

Cómo suenan?

Mis instrumentos tienen un estilo y unas características comunes tanto estéticas com sonoras. En cuanto al sonido, tienen una gran homogeneidad en todos sus registros. Ya sea en el registro más grave, como el más agudo o en los intermedios, se puede reconocer el mismo timbre y presencia del instrumento, lo que permite una gran versatilidad al intérprete a la hora de conseguir los diferentes matices deseados. El timbre podríamos definirlo como redondo, carnoso y aterciopelado, a la vez que claro y preciso. Así mismo, son instrumentos que destacan por su comodidad a la hora de tocarlos.

Personalización

La personalización incluye tanto los aspectos técnicos, como pueden ser la medida o el número de cuerdas.., como aspectos sonoros. Conocer al músico para saber qué tipo de música interpreta, cuál es su ideal de sonido, qué técnicas usa o qué gustos y preferencias tiene, es esencial para poder desarrollar el proyecto de lo que acabará siendo su instrumento.

Garantía

Encargarme un instrumento, quiere decir estar seguro de que lo ajustaremos conjuntamente con el cliente hasta que éste quede totalmente satisfecho con lo que se lleva a casa, que tiene que ser una herramienta que usará durante mucho tiempo. Juntos terminaremos de perfilar los matices del sonido, de las sensaciones al tocar, creando así una relación a 3 (cliente-instrumento-lutier) única y duradera. Permanezco atento a la evolución del instrumento a lo largo de los años, haciendo crecer así, esta relación a tres. Mi vinculación con los instrumentos es de por vida, vayan adonde vayan, una vez se han ido del taller.








Imágenes de la construcción de dos violas mellizas Gasparo da Salò.


Teaser del documental de Alberto Bougleux sobre la construcción de un contrabajo.


 .